En cada kilométrico la magia por emprender algo que los motive y llene de placer comienza con estar dispuestos a iniciar un cambio en su vida que los lleve a ser parte de algo inmenso.
Los motivos son muchos y cada caso es único, como el de Cecilia Duarte.
“Ceci” como todos la llaman en el club, tiene 42 años y comenzó tímidamente a entrenar en octubre del pasado año.
Es de pocas palabras, perfil bajo, siempre con una sonrisa y ganas de vencer sus propios obstáculos.

Hoy Cecilia se convirtió en el ejemplo a seguir para muchos. No solo bajó 24 kilos sino que también cambió su vida y se amigó con un nuevo estilo de vida.
Su transformación la llevó a pararse donde está hoy, dispuesta a sumar cada kilómetro que marque el entrenador o a dar lo máximo hasta el último segundo de esfuerzo en cada circuito.

Cecilia nació en Fraile Muerto, departamento de Cerro Largo y es la menor de 5 hermanos.
A los 18 años emprendió su viaje a la capital de Montevideo para estudiar abogacía en la Facultad de Derecho y si bien tuvo que dejar en 4° año para poder trabajar, culminar la carrera es un objetivo a futuro.

Tiene dos hijos, Joaquín de 13 años y Josefina de 6. Hace 15 años se casó con Gerardo con quien comparte su vida desde hace 21 años.
Su pareja “Rolo” como se lo conoce en el ambiente del club, es deportista y ha sido su inspiración cada día.
“Tengo la suerte de contar con un súper compañero que me empuja cuando tengo pocas ganas.                                                  Para que pueda entrenar lleva a los pequeños al colegio y se encarga de las tareas de hogar.                                            No es fácil cuando sos madre”, dijo Cecilia con voz de orgullo.

Su paso en este camino hacia el mundo saludable no fue fácil, sintió momentos de culpa por no estar presente como lo estaba antes en su casa. “Me sentía en falta pero ahora todo lo que hago es para que mis hijos vean que mamá puede, que los objetivos que se plantea los logra y que lo que uno se propone lo tiene que cumplir. Es un aprendizaje para ellos.                              Hay personas que se sienten culpables por no estar presentes pero es necesario que uno tenga el tiempo para estar fuertes”.

“El click lo di en unas vacaciones”

Finalmente ese día llegó.
Cecilia tomó las riendas de su propia vida y se animó a transitar por el camino saludable.
“No me gustó ver que no podía compartir algunas actividades con mis pequeños y que siempre buscaba un pretexto porque me cansaba o no tenía ganas.

En ese momento me di cuenta que no quería verme así y que necesitaba un cambio.
Si bien era consciente que estaba gordita creo que en el fondo no quería ver lo mal que estaba con respecto a mi salud.
Esto incluía cero deporte y una alimentación muy mala. 

Soy chiquita mi estatura es 1.55 y estaba pesando 77 kilos.
Entre la excusa que no tenía tiempo y el trabajo siempre me preocupé por otras cosas que por mi.
Luego de eso decidí empezar con la nutricionista.                                                                                                                          En cuanto alimentarse bien, yo le decía que no tenía tiempo y esa era otra excusa”.

“Mi objetivo era caminar y estar en movimiento”

Llegó hace un año a KmxKmClub y desde hace 4 meses se inició en el running de la mano del profesor Mariano (Chino) Battaglia.
“Siempre me acuerdo del mensaje del Chino quien me decía que lo que me faltaba era unirme a un grupo para motivarme y sostener la actividad”.

Fue sumando kilómetro a Kilómetro y sus objetivos fueron creciendo a medida que sentía que podía dar más.
“Cuando empecé el club en algún momento el Chino me dijo que podía ir a la rambla y me reí porque jamás se me cruzó ir a la rambla y mucho menos a correr. Imagínate que no podía correr una cuadra y mucho menos correr 5 o 10 km, era impensable.
Me acuerdo un día que el chino dijo hoy 40 minutos continuos de carrera. 

Tenía ganas de ponerme a llorar porque sabía que yo no podía y me dice lo que te salga y salieron 40 minutos continuos.
Luego de eso vinieron los 10 km y siempre recuerdo que no podía correr una cuadra.
Luego vinieron los fondos de 2 horas y también lo logré”.

“Amo esta Cecilia que se levanta a las 6 am y su jornada termina a la medianoche”

Es encargada de un local comercial y tiene 40 personas a su cargo, una tarea que cada día le exige concentración y dedicación.
De todos modos, por más estresante que sea su jornada, sabe que entrenar la liberará.
Cuando no puede correr a la mañana, se deja un lugar para poder hacerlo por la noche.

Su chip cambió de tal manera que atrás quedó el objetivo de sus 5km y hoy piensa en su media maratón.
“A veces pienso que es una locura porque no corría ni una cuadra.
Luego que pasaron los 10 km vi que podía con eso. Cuando hice los 17 km dije se puede, con entrenamiento y constancia”.

“Nunca dejen de soñar y ser felices”

Su lema la acompaña en cada aliento. Hoy inspira a muchos a seguir por el camino del esfuerzo y dedicación para lograr los objetivos.
“Tengo que agradecer a cada uno de las personas que forman parte del club porque siempre están alentando en cada avance.    Saben que no fue fácil y además era la nueva que nunca había corrido.                                                                                          Más de una vez no que quería ir porque era la última y el chino me decía no hay primeros y últimos.

No tengo palabras para el profesor Mariano Battaglia porque fue muy importante en todo este proceso y siempre tiene la palabra justa para que confiemos en nosotros mismos”.

Escrita por: Valeria Alonso

Hola, en qué podemos ayudarte?
DESAFIO INVIER - SI -297 Días 18 Horas 14 Minutos 6 Segundos A BENEFICIO DE LA FUNDACIÓN CANGUROS