Para algunos es el chico de los 100 entrenos consecutivos.

No hay quien lo mire con asombro y repregunten ¿100 entrenos?

Es el puntual de cada clase. Llega unos 5 minutos antes con toalla sobre el hombro, pasos firmes y decidido a ingresar a la pista kilométrica. Hace algunos meses sin darse cuenta, o mejor dicho con la arenga de su profesor Mariano (Chino) Battaglia, comenzó un reto cuya meta poco a poco comenzó a crecer y llegó hasta los 100 entrenamientos.

Charles Guillén es de Maldonado y tiene 34 años. Vino a Montevideo hace 4 años para trabajar en una empresa de software de la que hoy es parte. “Fue algo muy importante porque no me hallaba tanto en Maldonado (…) tenía ganas de un cambio.                      Estaba detrás de este trabajo y luego de un año de mandar currículum, estudiar y estar más calificado puede entrar”, señaló.

Su vida es como un baile. Sabe que para bailar no hace falta música, solo dejarse llevar por el sonido interno que cada día le dice: ¡hay que entrenar!                           

“Hay días que no tengo muchas ganas de ir y estoy cansado”  

No todos los días su energía está al máximo y tratar de ganarle a la cabeza es su gran desafío. “Tomé la decisión y es algo tengo que hacerlo si o si. Es como tener que levantarte, hacerte de comer o ir a trabajar. Parte de mi rutina es ir a entrenar. Ahora estoy sumando hacer meditación todos los días que hace muy bien».

Charles poco a poco comenzó a darse cuenta que tenía que mejorar su estilo de vida.
Si bien siempre estuvo vinculado al deporte, tuvo altibajos. Entre los 15 a 18 años jugó en la selección de voleibol de Maldonado y eso le implicaba una exigencia diaria de deporte. 

“Después de un tiempo dejé y me descuidé. Antes de venir a Montevideo decidí cambiar esa vida.
Estaba pensado 123 kilos. Fue ahí cuando conocí a un profesor en Maldonado y en un año bajé 30 kilos pero en estos últimos años me dejé estar”. Entendió que su vida tenía que mejorar y lograr concebir al deporte como parte de su rutina. En ese sentido decidió dar el paso que lo llevaría a desembarcar en KmxKmClub.

Hace 8 meses que participa de las distintas actividades pero fue hace 4 meses cuando comenzó a incrementar su compromiso a tal punto que hoy superó los 100 entrenamiento y ganó el desafío: estar del otro lado de la meta.

“El desafío de los 100 entrenamientos comenzó como una broma”

Sin darse cuenta sus entrenos aislados comenzaron a ser más continuos y cada día se lo veía más seguido por el club. Casi no faltaba a ninguna clase y cuando no podía venir seguía los entrenos por plataformas digitales. Fue tanto su compromiso que su profesor, Mariano (Chino) Battaglia, lo desafió primero a los 50 entrenamientos pero cuando superó esa meta, lo retó a llegar a los 100.                          

Charles no tuvo miedo y no solo superó la meta sino que ahora es motivador de muchos.

“Hacer ejercicio me genera un montón de cosas lindas”

Hoy este es su lema y sabe que por más que le cueste ir a entrenar cuando lo haga sentirá el doble de placer. “Me gusta entrenar con música bien para arriba como los remix de canciones conocidas.                  

Desde que comenzó aerobox no sabía que me gustaba tanto el entrenamiento de coordinación, lo acabo de descubrir. Cuando vas al club te motiva estar ahí, está genial el grupo y los entrenamientos.
Una vez que estas ahí el grupo te lleva a motivarte y a seguir para adelante”.

“Yo se que algo que no puede faltar en mi día es ir a entrenar”

De acá a 10 años me veo manteniendo el entrenamiento y seguir haciendo ejercicio. Me gusta el funcional, no lo había hecho nunca. Además la idea es sumar entrenamiento de fuerza. Me veo siendo más consciente de lo que como, más contento y disfrutar de eso”.

Escrito por: Valeria Alonso

Hola, en qué podemos ayudarte?
DESAFIO INVIER - SI -297 Días 18 Horas 47 Minutos 15 Segundos A BENEFICIO DE LA FUNDACIÓN CANGUROS